domingo, 14 de mayo de 2017

Reseña: MARTÍN ZARZA. TOMO II, de Miguel García.

Título: Martín Zarza. Tomo II
Autor: Miguel García
Publica: El último Dodo
Páginas: 580
Precio: 4.50€ (Epub)

Martín Zarza vivía en Madrid, estudiaba audiovisuales y era un prometedor director y guionista que había demostrado su talento en algunos cortos con su inseparable compañero Roger.  En algún momento comienza a perder la fe en su trabajo, abandona la carrera de audiovisuales y, aprovechando un piso que su tío le deja en herencia en Sevilla, decide alejarse del mundo que conocía, mudarse y comenzar una nueva vida sin prever mucho si será definitivo o lo haría hasta resolver sus dudas internas.  Si este desembarco fue el tema del primer volumen de la trilogía, en este segundo volumen Miguel García continúa desarrollando la historia y la personalidad de Martín.
Martín, cargado de pragmatismo, busca trabajos por la evidente necesidad de mantenerse y pagar sus gastos. Trabaja de camarero y también como reponedor en el Mercamil.  Ahí parece disfrutar realmente de una vida sin responsabilidades ni expectativas de ningún tipo. Si no fuera por la gente con la que tiene que bregar, disfrutaría bastante de ese existir sin pretensiones.   Con el mismo pragmatismo cubre sus necesidades sexuales de la mejor forma que puede.  Y en todo este proceso se encuentra con toda una colección de personajes de la sociedad sevillana que Martín analiza desde su particular visión.  Para ello escribe un diario utilizando la vieja máquina de escribir de su tío.   
Por casualidad o destino, cuando se enfrenta nuevamente a dificultades monetarias, se encuentra con unos antiguos amigos, incluido su antiguo e inseparable amigo Roger, con lo que toma contacto nuevamente en el mundillo audiovisual, esta vez como mero espectador. En este ambiente conoce a Marisa, una ambiciosa estudiante cuyo sueño es la producción, que le hace una extraña proposición: le pagará por ver películas y series.  ¿Su intención?  Resucitar la necesidad creativa de Martín.  Por una parte, este acuerdo le soluciona su problema monetario; por otra, tendrá ciertas reservas éticas por aceptar dinero, simplemente, por ver películas, complicado todo por cierta tensión romántico-sexual por Marisa que tratará de controlar como pueda.
Martín es un personaje ambivalente: no se sabe muy bien si es un nihilista de la vieja escuela, un deprimido al uso o, sencillamente, un capullo con ínfulas.  Él no parece saberlo tampoco. En algunos momentos Martín demuestra tener una visión con cierta profundidad, especialmente cuando habla de música o cine, de los cuales está plagado de buenas referencias.  Pero al mismo tiempo Martín puede llegar a comportarse como un completo imbécil. De eso es completamente consciente: tiene la capacidad de pifiarla de la forma más absurda cuando parece que va a conseguir algo que realmente quiere, y ello dará lugar a escenas que rozan el vodevil.
Miguel García combina capítulos donde un narrador omnisciente nos relata la historia, con otros en los que el propio personaje nos relata los mismos hechos desde su punto de vista, con lo que tendremos una visión más cercana del personaje. Lo hace con cierto realismo, situándolo en la sociedad Sevillana de hoy, tratando incluso de retratar el acento sevillano en todos los diálogos, y en los que podemos identificar a muchos personajes que podemos conocer. Por todo ello, este libro es recomendable para aquellos que quieran aproximarse desde un particular punto de vista a la sociedad en la que vivimos y al laberinto de pensamientos a los que puede enfrentarse una persona como Martín Zarza.
Sergio M. Planas



Si quieres estar al tanto de las actualizaciones de La Orilla de las Letras, hazte seguidor de Blogger (solo necesitas una cuenta gmail para ello) de este sitio o dale a Me gusta en

                      https://www.facebook.com/laorilladelasletras 


No hay comentarios:

Publicar un comentario